#CSSEE Capítulo V : Feliz segundo aniversario

portadalibro

Capítulo V : Feliz Segundo Aniversario

Al principio la relación fue un tanto extraña pues no nos conocíamos mucho, así que nos fuimos conociendo sobre la marcha.  Seguía siendo diciembre y la época navideña comenzaba a invadir Puerto Vallarta. Jessica me contó que en su escuela, cada año, hacían una kermese navideña organizada por los padres de familia, y este año su generación había dirigido la puesta en escena de Shrek. Me pidió que por ningún motivo fuera a poner pie en su escuela; le daba pena que la viera actuar. Llevábamos como 2 semanas de novios y decidí respetar su decisión, pero la curiosidad de ver sus dotes artísticos me comía por dentro. Cuando calculé que la obra ya había terminado, fui a recogerla para después ir a cenar.  Llegué a su escuela justo a tiempo y ella me recibió con pucheros mientras me decía “No viniste a verme. Qué malo eres.” No entendía su reacción. Ella me había pedido claramente que no fuera a verla y ahora me estaba reclamando por seguir sus instrucciones. El reclamo duró semanas. A todas sus amigas les decía “Dan no fue a verme actuar” y a mí sólo me quedaba reír incómodamente y defenderme con un “pero si tú me pediste veinte mil veces que no fuera porque te daba pena”.  Así fue como descubrí que las mujeres son complicadas. Nunca antes había escuchado que una mujer pidiera algo que, en realidad, no desea. Pero no importaba mucho, para llevar una buena relación solo tenía que tener en mente que de ahora en adelante tendría que analizar mejor las preguntas que me hiciera jess, y cuidar mis respuestas; algo que parecía fácil de lograr. Afortunadamente el reclamo fue disminuyendo hasta que un buen día ya no había tal y las cosas volvieron a la normalidad.

 En general, nuestro primer año de novios fue bueno ya que hubo mucho balance; ella tenía su tiempo y yo el mío. Por supuesto que tuvimos varias discusiones pero nada que no se pudiera resolver con una buena plática; por ejemplo, la primera vez que Jessica me llevó a comer sus hot dogs favoritos. Le gustaban tanto que, de presentarse la oportunidad, seguro hubiera sido la presidenta de su club de fans. Y es que no se trataba de hotdogs como los que venden afuera del antro que sólo saben bien a las 3 de la madrugada y con varios litros de alcohol y refresco encima; estos hotdogs eran diferentes. Les podías poner la cebolla quemada que quisieras,  y la mejor parte era que el lugar contaba con una extensa variedad de aderezos y salsas. Yo jamás los había probado y sólo llevaba dinero para uno, así que la idea era compartirlo. Cuando nos entregaron el hotdog, Jessica fue la encargada de prepararlo mientras yo pagaba. Le pagué a la señora del puesto y cuando mi boca no podía babear más, vi a Jess comerse todo el hotdog. No me dejó nada. A ella le pareció muy chistoso y se reía entre gestos de pena; yo no podía creer lo que me acababa de hacer. Me pidió perdón mil veces y trató de justificar sus actos con la reprobable excusa de que le gustaban tanto que no podía compartirlo. Me enojé y se lo hice saber. En el coche no le dirigí la palabra y hasta que llegamos a su casa destapé la caja de pandora y discutimos por media hora hasta que ella entendió que no había sido linda. Sé que exageré un poco, pero es que yo no le hubiera hecho algo así a ella jamás.  Meses después volvimos y ella me pidió permiso para prepar mi hotdog; le quedó delicioso.

Los papás de Jessica siempre fueron muy agradables. Su papá, Ivan (pronunciado Ai-van) era de Nueva Jersey. Su mamá, Charlotte (pronunciado Muqui. Bueno, no se pronuncia así pero es una forma de decir mamá en alemán y Jessica le decía así). Mi relación con ellos fue creciendo rápidamente. Ivan era fan de The Beatles y amante de la música. El señor tenía una guitarra Baby Taylor que me enamoró desde el momento en el que la vi. Soñaba con un día tocar esa guitarra, pero seguramente era su tesoro invaluable y prestármela no estaba en sus planes. Muqui cocinaba delicioso y siempre tenía una sonrisa para ofrecer.  Eran tan increíbles que el hecho de que ella era de Alemania y él era judío no fuera un impedimento para su relación.  En alguna ocasión Jessica me contó que fue hasta el día de la boda de sus padres que las dos familias se enteraron de ese pequeño detalle ya que los dos acordaron no soltar la bomba antes de ese día. La noticia tomó a los parientes por sorpresa, causando una enorme discusión. El asunto, afortunadamente, no pasó a mayores y para las 3:00 de la tarde Ivan y Muqui ya eran marido y mujer.

Cerca de cumplir nuestro primer año de novios ya se me había hecho costumbre caminar de la escuela a casa de Jessica para platicar con ella en la bardita de su pórtico; la misma en la que nos sentamos la noche de diciembre en la que le pedí ser mi novia. Pasábamos horas en esa bardita platicando y haciendo cosas que hacen los novios a los 16 años mientras los adultos están adentro de la casa. El papá de Jessica siempre llegaba de trabajar y nos encontraba en la bardita. Un día, en el pórtico apareció una banquita de madera con descansabrazos verdes de acero; parecía la típica banquita de parque de cualquier película cursi de Hollywood. Ivan nos la había regalado para que ya no tuviéramos que sentarnos en la bardita. Ese gesto de parte del papá de Jessica fue su forma de demostrar que estaba felize con nuestra relación. Meses después, una madrugada después de unos XV años en la playa, decidimos que era el momento perfecto para robarle la inocencia a la banca por primera vez en nuestras vidas. Llevábamos tiempo pensando en hacerlo y esa noche el clima en Puerto Vallarta fue perfecto. Después de esa madrugada, yo me fui a casa en un taxi amarillo y sintiéndome un campeón mientras la banquita desaparecía en el retrovisor;  acababa de convertirse en parte de nuestra historia.

Si bien los padres de Jessica tenían un matrimonio casi perfecto, eso no era garantía para que mi relación con ella fuera eterna, y entonces empezaron las peleas fuertes. Jessica y yo ahora íbamos en la misma escuela y eso significaba vernos todos los días; de lunes a domingo. Se cambió a mi escuela básicamente porque tenía mejor programa de preparatoria que en la que ella iba antes, y sus papás querían lo mejor para ella. Y hablando en términos de la relación, a mí nunca me pareció buena idea el cambio, pero entendía perfecto las razones para el mismo, por eso mantuve silencio y dejé que las cosas se dieran por sí solas. Vernos diario y pasar tantas horas juntos implicaba más tiempo disponible para pelear, ¿por qué? No sé, pero así fue. Habían pasado dos años desde el primer Talent Show, faltaban 5 días para mi segundo aniversario con Jessica y yo llevaba horas encerrado en mi cuarto tratando de componerle la canción más cursi y pegajosa para tocársela  al día siguiente en el Talent Show.  Cuando terminé de escribir, me fui a dormir imaginando lo mucho que le iba a gustar mi regalo de aniversario adelantado. Al día siguiente me puse jeans, una camisa polo y una gorra negra,  preparé mi guitarra y me fui a la escuela. Iba a ser un gran día.

En el primer Talent Show toqué con Dustin y ganamos primer lugar, en el segundo mi hermano y yo tocamos Time of your Life de Green Day y también ganamos primer lugar; esta vez iba a tocar solo. Este era mí último Talent Show y lo único que me importaba era tocar mi canción para Jessica frente a toda la escuela; no me interesaba ganar ni que la gente cantara conmigo una canción de radio. Me iba a despedir de los Talent Shows con una canción mía. Cuando anunciaron que era mi turno, me subí al escenario,  conecté mi guitarra y le di tres golpecitos al micrófono para ver si ya estaba prendido; sí lo estaba. Antes de empezar, ubiqué a Jess con la mirada y dije ‘’Hola. Esta canción la compuse hace unas noches. Es para Jessica. Feliz segundo aniversario’’ le sonreí  y comencé a tocar. Mi momento duró 3 minutos. No sé si la ráfaga de aplausos fue a causa de mi talento o un reconocimiento por no temerle a llevar mi cursilería y demostrar mis sentimientos a nivel campus; aunque creo que esta última es más probable, pues los jueces no consideraron que mi canción merecía ninguno de los 3 primeros lugares. De todas formas estaba contento y satisfecho con lo que acababa de hacer en el escenario. Cuando el Talent Show terminó, Jessica y yo fuimos a la entrada del colegio a que sus papás pasaran por ella y se fueran a pasar el fin de semana largo a Manzanillo o Mazatlán; no me acuerdo y tal vez ella tampoco.  Cuando llegaron por ella, le di un beso y me prometió que me marcaría llegando allá. La llamada nunca llegó. En la madrugada me llegó un mensaje que decía ‘’Perdón por no marcar. Apenas voy llegando al cuarto, hubo fogatada en la playa. Te quiero mucho’’.  Después de leer eso, puse mi celular en el buró y seguí durmiendo.  Durante los 4 días, nuestra comunicación siempre fue por mensajes de texto y había veces que ella tardaba cerca de 5 horas para contestar. Nunca me enojé, porque sabía que ella estaba de vacaciones y no tenía por qué estar pegada al teléfono, pero hubo noches que me quedé esperando a que mi celular vibrara. El domingo por la noche, mi celular sonó; era ella. Jessica acababa de llegar a su casa y no sonaba muy animada. Después de unos minutos de silencio me confesó que había conocido a alguien en el hotel y que se había besado con él pero que no significó nada. No supe qué decir. Al principio pensé que era broma, o eso me quiso hacer creer mi cerebro como mecanismo de defensa. La llamada duró una hora más y estuvo llena de reclamos, llanto, gritos y aclaraciones. Jessica insistía con que había sido una decisión estúpida y repetía constantemente que estaba arrepentida. Al final de la llamada le dije que la relación había llegado a su fin y le colgué. La situación era una patada en la espinilla con zapatos ortopédicos. Estaba muy confundido y enojado, no entendía cómo era posible que ella me hiciera eso a unos días de haber cumplido dos años de novios. Me acosté en mi cama con la cabeza a punto de estallar en mil pedazos. Después recordé que al día siguiente tendría que ver a Jessica en la escuela todo el día. Esa noche no dormí.

Posted in Blogs, Dan's Blog and tagged , , .